AISLADOS

ISOLATED

con dirección de Marcela LIZCANO

VICEVERSA CINE - como PROD

Documental - Completed 2015

540 personas habitan una isla del tamaño de una manzana. Aislados nos lleva a la isla artificial más densamente poblada del Caribe colombiano, este retrato documental reflexiona sobre el papel del hombre en la sociedad, viendo este lugar como metáfora del mundo.

Festivales
& Premios

Warsaw FF 2015
documentary competition
docsdf 2015
Best Documentary
Bogota International Film Festival 2015
Dokleipzig 2015
Midbo 2015
Best Documentary
    • Año de producción
    • 2015
    • Géneros
    • Documental
    • Paises
    • COLOMBIA, ECUADOR
    • Idiomas
    • ESPAÑOL
    • Duración
    • 73 mn
    • Directores
    • Marcela LIZCANO
    • Productores
    • Marcela LIZCANO (Viceversa Cine), Simón BELTRÁN (Proyección films), Juan pablo SOLANO (Proyección films)
    • Sinopsis
    • En el archipiélago de San Bernardo, en el Caribe colombiano, hay un pequeño islote artificial construido por pescadores afrodescendientes que llegaron hace 160 años y decidieron quedarse por la abundante pesca. Escapando de las plagas de mosquitos de islas vecinas crearon poco a poco el Islote a partir de una superficie de corales que surgía del mar, acumulando caracoles, coral, basura y escombros. Hoy tiene el tamaño de media manzana y alberga a cerca de 600 personas. En este lugar superpoblado no hay policías, ni curas, ni médicos, ni conflicto armado; hay 97 casas donde se reparten las 18 familias que lo habitan, una escuela, un restaurante que funciona como puerto y una plaza pequeña con una cruz en el medio que hace honor a su nombre, Santa Cruz del Islote. Un espacio sin posibilidad de soledad.
      Cada día los hombres salen en sus lanchas y canoas de madera navegando hasta encontrar una buena zona donde bucear, con un equipo precario se sumergen a pulmón libre entre 10 y 20 metros de profundidad para atrapar langostas y cangrejos. Otros pescadores, menos osados, salen con redes y atarrayas a buscar pargos y sábalos en altamar. Otros isleños e isleñas viven del turismo de Múcura, la isla vecina, a la que llegan visitantes tan solo al medio día. Mientras tanto, en el islote, siempre con música de fondo, permanecen los viejos sentados hablando y jugando dominó frente a sus casas, mirando a la gente que pasa constantemente de un lado a otro por las estrechas calles a hacer sus labores.
      Los niños, la mayor población de la isla, van siempre en grupos de hermanos mayores que cuidan a los pequeños; juegan, nadan y corren mientras no están en la escuela, a la que asisten por turnos por su reducido tamaño. Las mujeres se las arreglan para cocinar, limpiar y trabajar con la poca agua potable que tienen, pues conseguir este preciado líquido es la máxima preocupación de los isleños. En este Islote, desconectado de otros mundos, convive lo que se percibe como “una gran familia”.
      Actualmente, su cotidianidad está cambiando radicalmente con la llegada de la tecnología y las comunicaciones, pues se ha acelerado su paso a la modernidad poniendo en vilo las costumbres ancestrales que se vienen practicando año tras año. Sin embargo, este cambio cultural también ha traído conciencia ecológica, social y política. El cambio y la posibilidad de un desalojo del territorio por parte del gobierno, los hace despertar como comunidad para tomar en cuenta sus raíces afrocolombianas, sus derechos y sus sueños y así enfrentarse a las nuevas posibilidades que les plantea el futuro.
      AISLADOS es una mirada hacia los pobladores de este lugar único en el planeta y, también, es una metáfora de la actualidad del mundo y sus cambios: el Islote de Santa Cruz es visto como un refugio del mundo para ellos y un espejo del mundo para nosotros.