THE GREAT SCRIPT

EL GRAN GUIÓN

con dirección de Mariano COHN, Gastón DUPRAT

TELEVISION ABIERTA S.A - como PROD

Comedia - Development 2012


    • Año de producción
    • 2012
    • Géneros
    • Comedia
    • Paises
    • ARGENTINA
    • Idiomas
    • ESPAÑOL
    • Directores
    • Mariano COHN, Gastón DUPRAT
    • Guionista(s)
    • Diego BLIFFELD, Mariano COHN, Gastón DUPRAT
    • Sinopsis
    • La película comienza con un cartel que dice Fin. Se lee una dedicatoria y corren los títulos finales, se prende la luz, se escuchan algunos silbidos y algún que otro aplauso. Comprobamos que se trata del estreno de un film en un festival internacional de cine. Entre el público se encuentra la protagonista de la película que se acaba de proyectar, Alicia Castillo. Alicia es una actriz consagrada, una diva del cine argentino. Lleva puestos lentes de sol, se pone de pie, sube al escenario y toma un micrófono. Un organizador y una traductora del festival se acercan para asistirla. Alicia comienza un discurso improvisado y sorpresivo. Confiesa que la película es muy mala y pide perdón al público presente por la “mierda” que acaban de ver. El público y el director presente en la sala quedan azorados. La actriz se retira compungida, se sube a un auto del festival y le pide al chofer que la lleve a dar una vuelta por la ciudad. Pablo, un reconocido crítico de un medio muy importante, publica una nota rescatando a la actriz, a pesar del papelón de la película.
      Diez años después. Alicia no filmó nunca más por vergüenza e inseguridad, pese que varios directores –serios, chantas, de todo- desfilan ofreciendo guiones de diferentes géneros y estilos. Alicia no lee guiones, de modo que los directores deben contárselos personalmente. Cada guión que le cuentan, se transforma en una película imaginaría dentro de la película principal. Esto permite ver a Alicia interpretando variados papeles de esas potenciales películas. Este recurso, se repite durante todo el film con diferentes mecanismos y resoluciones cada vez que alguien le presenta una película nueva.
      Germán, Eugenio y Alicia tienen una primera reunión en el hotel para hablar de una idea que pensó Germán. Es la historia de una azafata mayor, que lleva una vida gris y monótona. Se está por jubilar, va a realizar su último vuelo. Mientras se la cuenta, vemos que la narración de Germán se convierte en una película. Es decir, vemos una mini película dentro de la película principal. Aparece Alicia en un avión interpretando a la azafata. En vuelo, se topa con un pasajero extraño, de unos setenta años, que la hostiga y la provoca, le hace preguntas incómodas, adivina cosas de su personalidad hasta el punto de obligarla a replantearse toda su vida: le propone que deje todo y se vayan a vivir juntos, le dice que la espera en la cinta del aeropuerto. Aterriza el avión y bajan los pasajeros. Ella queda impactada, se dirige hacia la puerta del avión. En el camino la interceptan sus compañeros de tripulación que le prepararon una fiesta sorpresa de despedida. Durante el brindis, la azafata mira permanentemente por la ventanilla, el pasajero extraño la espera abajo en el aeropuerto. Una vez terminada la celebración, todo indica que va a bajar para encontrarse con él y cambiar su vida, pero no lo hace. El miedo a lo desconocido puede más. Recibe con una sonrisa falsa a los pasajeros nuevos que van a hacer la ruta inversa. Su rostro transmite una gran melancolía. Germán termina de contar la idea y se da cuenta que tiene sus dos ojos muy hinchados, parece una alergia.
      Alicia quiere filmar con Germán, lo admira como director, pero no la convence la idea, no es el tipo de película que busca. Le parece una historia muy pequeña, con un personaje demasiado unidireccional, de pocas aristas. Con este panorama, Eugenio decide dejar de lado a Germán por el momento, y presentarle a Alicia otros directores. Pasan sin éxito varios directores con diferentes propuestas, una directora feminista que le ofrece realizar una película de ciencia ficción, un guionista que le ofrece una comedia y por último un director español que le ofrece hacer un policial. Quedan en el ojo de los espectadores un tendal de películas truncas protagonizadas por Alicia.
      Eugenio vuelve a ponerse en contacto con Germán y renueva las expectativas. Sabe que Alicia mantiene el deseo de filmar con él. Le pide que siga pensando, que prepare otro guión, no tan hermético, menos lineal, con un protagónico más frondoso.
      Alicia también mantiene contactos por su cuenta y se reúne con un joven director con aspecto de estrella de rock, que le acerca una idea extrema: hacer una película sobre una ciega, todo el film con una cámara subjetiva de lo que ve la ciega, la pantalla totalmente en negro y narrada solo a través del sonido. Alicia se da el lujo de descartar la película por el solo hecho de que su personaje se llame Mabel, nunca actuaría en una película donde la protagonista tenga ese nombre.
      Alicia tiene una actitud histérica en general, tensiona y afloja las relaciones, genera malos entendidos, arremete y se retracta, juega a varias puntas, se entromete, es un poco desubicada, genera permanentes roces y situaciones incómodas.
      Germán trabaja a destajo en la nueva idea para presentarle a Alicia. Conversa las ideas con sus amigos, se obsesiona con el trabajo. Se le ocurre una idea que le gusta y comienza a trabajar sobre el concepto de una película donde una sola protagonista encarne a dos hermanas mellizas con diferentes vidas. Una es solterona, pobre, vive sola, no tiene hijos y la otra todo lo contrario, está casada, tiene hijos, nietos y buena posición económica. Son el agua y el aceite, y un día deciden intercambiar sus vidas. Con la idea un poco más pulida, lo llama a Eugenio para contarle el concepto y le explica que todavía le resta encontrar un final apropiado.
      Alicia negocia en paralelo con un cineasta comercial mediocre y exitoso, Schwartzman. Finalmente Eugenio descubre la maniobra a dos puntas de Alicia y la pone en evidencia. Alicia aduce que la película de Scwartzman la va a hacer solo por dinero, que la verdadera película de sus sueños es la de Eugenio y Germán, y que tiene claro que Schwartzman no es gran cosa como director. Este suceso enrarece la relación. Germán sigue con los ataques de alergia cada vez que se reúne con Alicia. El proyecto se enfría un poco.
      Alicia intenta acercarse, hace buena letra e intenta recomponer la relación. Germán está durmiendo junto a su esposa y recibe un llamado de Alicia que le cuenta durante dos horas un sueño que tuvo, que puede servir como una idea para una película. Los llamados de Alicia a Germán fuera de horario se multiplican, intenta agradar y a la vez es muy demandante. Todos estos exabruptos tensan la relación de Germán con su esposa, que empieza a odiar cada vez más a Alicia.
      Inesperadamente Schwartzman se suicida, la televisión informa que se arrojó a las Cataratas del Iguazú mientras filmaba una publicidad de banda ancha. Obviamente, la película con Alicia no se hace.
      Germán se reúne con Eugenio y Alicia. Lleva un guión bastante voluminoso, el de la película de las mellizas, al cual finalmente le encontró un final apropiado. Llega temprano y los espera en la sala de reunión de la oficina de Eugenio. Está sentado, luego se para y mira por la ventana del piso 8. Abre un ventanal que da a la calle, se asoma, mira para abajo. Calcula la distancia que hay hasta la calle. Pareciera que esta harto de la situación, los desplantes de Alicia, el trabajo en vano, las idas y venidas, todas las ideas tiradas a la basura, las alergias nerviosas. Toma la carpeta con el guión y arranca una hoja, la dobla en dos, la pliega, hace unos dobleces y hace un avioncito. Lo tira por la ventana y repite lo mismo con todas las hojas. Desde la vereda se ve que el cielo se llena de avioncitos de papel.
      Llegan Eugenio y Alicia. Germán esta en silencio, da la sensación que va a comunicarles que se retira del proyecto. Pero no es así, hay un cambio en su expresión y comienza a contarles una idea nueva, completamente diferente a la que traía. Explica que es la historia de una diva del cine, que hace 10 años que no filma porque su última película fue un desastre. Actualmente se encuentra buscando un guión para filmar, pero por inseguridad o miedo nada la convence, va y viene, da vueltas y nunca define nada. Vive en un hotel gratis, invitada por el dueño. Entre los actores principales hay un productor amigo de ella que le acerca proyectos, un director joven que le piensa sin éxito diferentes guiones, y un crítico de cine impiadoso que la aprecia mucho. Esta actriz juega a dos puntas y coquetea con otros directores. Alicia y Eugenio entienden que Germán les está contando sus vidas reales, que esta enumerando todo lo que pasaron juntos. Se muestran muy entusiasmados con la propuesta y entienden el juego. Les parece genial la idea.
      Germán con su relato llega al presente, a ese mismo instante que están viviendo en la oficina, el momento en el que el director le cuenta a la actriz y al productor esta película. Germán le pregunta a Alicia cual sería un buen final para esta historia. Sin querer, Germán le plantea un ejercicio a Alicia: de alguna manera también le está preguntando cómo desea que continúe su vida. Alicia elige un final a su medida.
      Una película puede tener final feliz, mientras que el final de la vida es horrible. Pero un final feliz es garantía de que por lo menos podemos inventarlos. La vida nunca va a ser como una película, pero las películas existen para poner en pantalla nuestra confianza de que sí, la felicidad existe. Siempre vamos a terminar perdiendo, pero que haya películas implica la certidumbre de que podemos modificar esa derrota. La derrota no es ni total ni definitiva: la pelea es enorme pero está buena.
      En el cine, el que llega al final vive para siempre. En la vida el único final es morirse. El cine no puede modificar esto, pero un final feliz es la puesta en imágenes de una posibilidad, de que todavía creemos que podemos ir contra la corriente. Las películas no sustituyen el almuerzo, no evitan que uno pase mil horas en el trabajo, no educan a los chicos. Pero está bien seguir peleando por hacerlas: no todas van a gustarle a todo el mundo, pero todas garantizan que estamos vivos y desafiando a la muerte hasta el último fotograma.
Pais de Distribución
Fecha de estreno
Distribuidor
Derechos
Titulo local
Compañia País Papel