THE GARDEN OF PARADISE

con dirección de Diamara NIZHNIKOVSKAYA

CINEMAREC - como PROD

Animación - Pre-Production 2011


    • Año de producción
    • 2011
    • Géneros
    • Animación
    • Paises
    • BIELORRUSIA
    • Idiomas
    • INGLÉS, RUSO
    • Presupuesto
    • 10 - 25 M$
    • Duración
    • 90 mn
    • Directores
    • Diamara NIZHNIKOVSKAYA
    • Guionista(s)
    • Diamara NIZHNIKOVSKAYA
    • Productores
    • Aliaksandr CHEPIK (Cinemarec)
    • Sinopsis
    • Había una vez un príncipe, que como cualquier otro hijo de rey, tenía una gran colección de extraordinarios libros de todos los países y naciones, y su abuela la reina, era la encargada de leérselos.
      Muy pronto, el príncipe aprendió a leer sus fascinantes libros y a escribir tablas en el pizarrón, y luego su abuela le regaló espléndidas imágenes en vivo del Jardín del Paraíso y un cántaro mágico que ella misma usaba.
      Libros de aritmética, historia y geografía se apilarían sobre su escritorio, porque el príncipe seguía estudiando las encantadoras imágenes del Jardín del Paraíso y mantenía una fe implícita en las historias de su querida abuela. Lo único que ella nunca podría confiarle es cómo se apoderó de las imágenes mágicas, y cuando él le preguntó, ella sonrió de manera enigmática y le dio un golpecito en la cabeza.
      El globo terráqueo daba vueltas ante sus ojos, tentándolo con una variedad de países.
      Finalmente tomó la decisión de encontrar la respuesta a la pregunta máxima: ¿Dónde se encuentra el Jardín del Paraíso?
      El príncipe besó a su abuela que dormía, tomó su querido globo bajo el brazo y se puso en camino.
      Superó muchos obstáculos y penurias del viaje con la guía de su globo, antes de llegar, finalmente…
      Un bosque... en la caverna de los vientos la austera madre de los vientos sentada junto al fuego donde se cocinaba su caldo en un gran caldera con un ramillete de flores esperaba a sus hijos.
      Entraban precipitadamente a la cueva, trayendo con ellos ventiscas y ráfagas ensordecedoras, calientes tormentas de arena y susurros de impenetrables tierras remotas de los bosques, maravillosas historias de todas partes del mundo.
      El príncipe se encontraba en medio de aquellas excitantes narraciones.
      La madre de los vientos escuchó las historias de sus hijos, el Viento del Norte, el Viento del Sur, el Viento Occidental y el Oriental, tristes o alegres, y les enseñó a distinguir el bien del mal y les advirtió que no hicieran travesuras.
      Los castigaría por sus actos malvados.
      -Es el Señor del cielo el que nos indica los actos buenos y malos, dijo mientras metía a uno de sus alegres hijos dentro de un saco.
      El príncipe se sorprendió al enterarse de que su abuela la reina había estado alguna vez en la caverna. El Viento del Norte, el hermano mayor, la había salvado de un accidente en el que su carruaje había quedado enterrado bajo una inmensa avalancha, y trasladó a la joven mujer hacia la cueva, en donde su madre cuidó de aquellos que habían sido lastimados involuntariamente por su imprudente hijo.
      Los años y la ingratitud humana nunca borraron la hermosa imagen de la joven dama de la cabeza ventosa del viento del Norte; su agradecimiento había derretido su piedra de hielo y el milagroso granizo se transformó en nieve antes de desaparecer en el fuego de su madre.
      Fue la madre de los vientos la que entregó las sorprendentes fotografías del Jardín del Paraíso y el cántaro mágico a su abuela la reina…
      Era ella, una joven ninfa en ese entonces, un antepasado de los vientos, que descansaba en las orillas de un mar con muchas olas cerca de las poderosas garras de la esfinge…ascendió hacia los picos más altos de la montaña…disipó nieblas y vapores venenosos sobre la joven tierra…acompañó a los barcos hacia nuevos continentes…
      Estaba en sus alas el maravilloso polen del jardín, el jardín que Dios llamó el Jardín del Paraíso, y lo esparció por todo el mundo…
      …existieron otros actos…magia pura, ella casó y divorció continentes, venció a los mares y a las corrientes del océano…
      …¡Y le entregó a la tierra los hijos del viento!
      - Fue una encantadora y displicente juventud.
      …Sus alas transparentes estaban dobladas y colgadas en la pared de la caverna, y ella las tocaba de vez en cuando con sus fuertes brazos…
      … El erosionado globo estaba tendido en un rincón de la cueva…
      El Viento del Este arrastraba un rebaño blanco de nubes, y el príncipe descansaba confortablemente en una de ellas. Iba camino al Jardín del Paraíso, a donde el Viento del Este va de visita cada cien años…
      ..El resplandor del árbol del conocimiento del bien y del mal no sorprendió en absoluto al príncipe, que tampoco sabía que el esplendor del Jardín del Paraíso lo reconocía como un viejo amigo perdido…ése era el mágico jardín que él conocía tan bien por las imágenes en vivo y los cuentos de su abuela…
      …quedó fascinado por la belleza de la Reina Encantada, a quien el Viento del Este llamaba por alguna razón Princesa, pues tal vez la había conocido como princesa cien o doscientos años atrás.
      …Quedó impresionado por las imágenes movibles en los cristales, que mostraban todo lo que había pasado alguna vez en el mundo y lo que pasaría, tales reminiscencias que sólo el tiempo y la intuición podrían producir.
      -Está muy mal, la gente en la tierra es incapaz de hacer tales cosas, dijo el príncipe tristemente.
      -Ellos aprenderán-dijo sonriendo el hada, - en cien años o más lo llamarán daguerrotipo, luego fotografía, luego cabina fotográfica con imágenes móviles, y luego cinematografía… ¡Tan simple como eso!
      - Pero tan lejano…
      - Todo a su debido tiempo- el hada volvió a sonreír.
      - A menos que hagan enfurecer al Creador – el Viento del Este sacudió formidablemente sus alas, - ¡Eso es lo que dice mi madre!
      - ¿Soñabas con viajes cada vez que mirabas a tu globo favorito?...Mira – y le ofreció su mano…
      … Los países del mundo se reflejaban en el espejo calmo del agua frente al príncipe y el hada que descansaban en un bote…
      …Los cisnes flotaban en el agua, los árboles exóticos se inclinaban y retiraban sus ramas caídas…
      - ¿Será capaz…la gente…en la Tierra…de viajar así alguna vez?
      - Sí…alguna vez lo harán… pero lo llamarán de otra manera…
      - A menos que hagan enfurecer al Creador, el Viento del Este rugió otra vez.
      …Encantado, el príncipe le pidió al hada quedarse para siempre en el Jardín del Paraíso…
      …El hada estuvo de acuerdo, pero le advirtió acerca de lo que está prohibido, una promesa, un juramento que él debería mantener…
      …De lo contrario, el Jardín del Paraíso desaparecería por siglos, y la pena y la congoja colmarían su futura suerte…
      …Pero, a pesar de un verdadero deseo por obedecer, el príncipe no pudo actuar como se lo habían pedido…
      …Hipnotizado por la espectacular belleza del baile en el salón de los tulipanes, respondió a su llamado, a los gestos de su mano…algo que él ¡Tenía prohibido hacer!...
      …El camino, cubierto de pétalos de rosas, y luego de piedras preciosas, lo condujo hacia el peligroso brillo del árbol del conocimiento… ¡Al cual había prometido no acercarse!
      …Y ahí se agachó y besó las lágrimas que caían temblorosas de las pestañas del hada… ¡Algo que había prometido no hacer!
      … ¡Y todo a su alrededor quedó en ruinas! ¡Desapareció!... ¡Y la nieve, el granizo y la lluvia repiquetearon sobre él!
      … Y otra vez se vio a sí mismo en el mismo bosque, en la misma caverna, y vio a la madre de los vientos parada frente a él reprendiéndolo por las fechorías cometidas en el Jardín del Paraíso…
      …Pero peleó con tenacidad contra la muerte – el hombre anciano y oscuro, con sus grandes alas negras, y una guadaña en sus manos: ¡Había venido para llevarse al príncipe!...Ella lo empujó fuera de la cueva, prometiéndole una muerte rápida e inminente. Y la gente en la Tierra finalmente suspiró con alivio al desparecer la oxidada guadaña.
      …Y otra vez el príncipe estaba en medio de una tormenta muy violenta, ya que todos los vientos del Norte, Sur, Este y Oeste llenaron la cueva de truenos y relámpagos, ventisca y tormenta de arena, y suaves bocanadas del Jardín del Paraíso…
      …La madre de los vientos reunió a sus hijos sólo para despedirse de ellos. Sus ventosos hijos - los desenfadados hijos de éter – son despojados de su custodia y ¡Muy pronto serán liberados!
      - ¡Vayan con Dios! Sus caminos son diferentes, pero recuerden que su hogar está aquí, y que ustedes son hermanos de sangre…Y de repente…sus hijos se fueron...
      - Vuelvan …algún día..- suspiró la mujer…El fuego se extinguió...Y las flores de varios continentes en sus manos…
      - El príncipe, con la corona que no tenía ánimo de usar, ahora presionada contra su pecho, arrojó unos trozos en el fuego que se consumía…
      ¡Y el fuego comenzó a arder otra vez!
      - Deberían volver, madre, ¡Deberían volver sin falta!¡ Aún los niños más traviesos siempre encuentran su camino de regreso al hogar!
      …Y él también regresó a la habitación en el palacio…de vuelta a sus libros y manuales, al pizarrón y a las figuras móviles del Jardín del Palacio…
      …Pegó el estropeado globo y lo colocó en el estante de honor…
      …El jardín de su abuela, salpicado de granizo inesperado, era el único recuerdo de su extraordinario viaje..
      - ¡El Viento del Norte volvió a desordenar todo! –
      …él entendió que era un mensaje para su abuela la reina, proveniente de su animado amigo, el Viento del Norte…
      … Los copos de nieve derretidos brillando como diamantes sobre los canteros de flores…
      -¡Es tan hermoso!
      - Casi como en el Jardín del Paraíso- exclamó el príncipe.
      - Mi niño, todos deberían tener su propio Jardín del Paraíso,- la abuela reina dio una palmadita en la cabeza de su rebelde pero curioso e imperturbable nieto, como hace unos años atrás.
      El Príncipe:
      - No olviden nunca, mis amigos, que los cuentos de hadas siempre cuentan la verdad.
      Fin
Pais de Distribución
Fecha de estreno
Distribuidor
Derechos
Titulo local
Compañia País Papel