SEQUÍA

THE DROUGHT

con dirección de Adrián FABRISSIN

AARMÄDO FILMS - como PROD

Primer largometraje - Completed 2017

Un campesino egoísta y alcohólico está obligado por la ley a desalojar su estancia. La sequía, la realidad social y los conflictos con su hermana intensifican su carácter.
Cómo última solución, accede a someter a sus hijas a la prostitución.

Festivales
& Premios

Ventana Sur 2015
Video Library
    • Año de producción
    • 2017
    • Géneros
    • Primer largometraje, Social issues, Drama
    • Paises
    • ARGENTINA
    • Idiomas
    • ESPAÑOL
    • Presupuesto
    • 0.6 - 1 M$
    • Duración
    • 91 mn
    • Directores
    • Adrián FABRISSIN
    • Guionista(s)
    • Adrián FABRISSIN
    • Productores
    • Adrián FABRISSIN (AARMÄDO FILMS)
    • Sinopsis
    • Wenceslao Mansilla es un campesino egoísta, alcohólico y haragán que está obligado a desalojar su estancia. Es un hombre cruel que, entenado desde su infancia por una familia de inmigrantes alemanes, se ha criado bajo una férrea educación prusiana.
      Los verdaderos propietarios, su media hermana y su marido, el cínico Kauffmann, intensifican su esfuerzo para desalojarlo. Resentido por esta circunstancia, Wenceslao, descarga toda su violencia contra su mujer, Norma, a quien maltrata con todo tipo de abusos. A este conflicto se suman los estragos que le ha producido la pasada sequía, y el hecho de que sus hijas adolescentes atraviesan la etapa del despertar sexual.
      Su único amigo es el Gringo Malvicino. Es un tipo maquiavélico, tramposo, compañero de bebida, interesado por Antonia, la hija mayor de Wenceslao. Su intención es su satisfacción sexual, ya que, no sólo es un hombre casado, sino que exhibe conductas psicopáticas al jugar con los sentimientos de la chica, quien está enamorada de él.
      Ofrece dinero a Wenceslao para acostarse con ella, convenciéndolo con el argumento de facilitar, de esta manera, el pago a los abogados que defenderán su causa.
      Lo que comienza como un oportunismo por parte de Malvicino, y una chance de salir adelante para Wenceslao, pronto se convierte, para ambos, en un negocio lucrativo.
      Llegado este punto, cuando ya es imposible ocultar semejante atrocidad, Norma intenta oponerse amenazándole con denunciarlo. Wenceslao reacciona desmedidamente y, tras una violenta discusión, la asesina a golpes. Se deshace del cuerpo. Su cómplice, Malvicino, se encarga de tener cautivas a Antonia y a Laura hasta que Wenceslao termina con su tarea.
      Las chicas denuncian a su padre y al gringo, pero sólo consiguen descubrir la connivencia del comisario en favor de los hombres. Su desamparo es absoluto.
      Wenceslao se sumerje cada vez más en el alcohol. Ha perdido todo interés en defender su vivienda. Y las chicas, convertidas en esclavas sexuales, viven encerradas bajo llave.
      Luego de un tiempo así, Laura es llevada a abortar quedando en pésimas condiciones de salud, Antonia ocupa el lugar de madre en la casa, cuidando de su hermana, mientras Wenceslao, cada vez más lejos de la cordura, regentea un burdel (por consejo del mismísimo comisario) en la vieja tapera de su madre, situada detrás de la estancia principal.
      Una noche en que espera clientes, Wenceslao es atacado por una patota de chicos liderada por “El” Julián, hijo de Malvicino. Luego de noquearlo, se meten en la pocilga y abusan de Antonia hasta quitarle la vida.
      Mansilla al ver el estado en que ha dejado a su familia: Norma y Antonia asesinadas y a Laura desangrándose por falta de asistencia sanitaria, abandona cobarde y vilmente la casa.
      Ahora, Wenceslao se emborracha en el boliche que frecuenta. Sin esperanzas, sin sus esclavas sexuales, con la convicción de perder la estancia, con la certeza de tener el corazón seco.