PALACIOS HERMANOS

SIMILAR PALACES

con dirección de Piter MOREIRA

RACCORD FILMS - como PROD

Documental - Development 2018

En Montevideo y BS. AS., existen dos Palacios del mismo arquitecto: el Salvo y el Barolo. Sabiendo la hermandad de estos pueblos, el Arq. Palanti quiso representarla uniéndolos a través de sus faros. ¿Qué tan hermanos son los uruguayos y argentinos?

    • Año de producción
    • 2018
    • Géneros
    • Documental, Histórica, Art - Culture
    • Paises
    • URUGUAY
    • Idiomas
    • ESPAÑOL
    • Presupuesto
    • 0.3 - 0.6 M$
    • Duración
    • 80 mn
    • Directores
    • Piter MOREIRA
    • Guionista(s)
    • Erika ELIZALDE, Lucía MOREIRA
    • Productores
    • Lucía MOREIRA (Raccord Films), Erika ELIZALDE (Raccord Films)
    • Sinopsis
    • Década del 20 en el Río de La Plata: los años locos. Años de prosperidad en Buenos Aires y Montevideo, ciudades de inmigrantes que venían a hacer la Ámerica. Así la familia Barolo y Salvo se asentaron respectivamente en cada ciudad. Estas dos familias de inmigrantes, con mucho esfuerzo y trabajo, lograron el éxito en sus rubros empresariales. Para rendir honores a su ciudad, contraron a un arquitecto para construir el Palacio más alto de la ciudad. Primero, los Barolo dieron vida al Palacio Barolo, ubicado en Avda de Mayo al 1370. Luego, los Salvo, ya conociendo el edificio de Palanti, lo eligieron para para construir el Palacio Salvo, hoy símbolo de la capital uruguaya. Así demostraban que se podía hacer hasta lo imposible: vencer las leyes de la física y construir los edificios más altos de la región. Querían mostrar su éxito, homenajeando a la ciudad.

      Mario Palanti es el arquitecto. Con una visión única, acompañada de referencias a Dante y su Divina Comedia y algunos símbolos Masónicos, diseña estos dos edificios. El Salvo, el segundo, termina siendo creado a partir de los planos del Barolo y con influencia de lo que querían los hermanos Salvo. Ellos querían un hotel, el Palacio Barolo siempre fue un edificio de oficinas.

      El Salvo destrona al Barolo como edificio más alto de la época. Y Montevideo vence en esa puja, quizá no tan manifiesta entre los Barolo y los Salvo, pero sí hoy manifiesta entre los Montevideanos y los Bonaerenses. Son dos edificios hermanos, así como los son los ciudadanos de cada una de las capitales, o ese es el mito al menos.

      El mito dice que ambas torres, sus puntos más altos, serían faros y con sus luces se conectarán ambas ciudades. Se daría la unión de la obra de Palanti, de las ciudades, de los pueblos capitalinos. Esto nunca se concretó. Ya sea por la curvatura de la tierra, por la intensidad de ambos haces de luz, la unión lumínica no se dio.

      En el Martín Fierro, José Hernández escribía “los hermanos sean unidos, esa es la ley primera”. Hoy ambos pueblos, si bien míticamente se habla de que son hermanos, tienen sus rivalidades, sus competencias por el tango y el fútbol, entre otras. A pesar de los intentos de unión, ¿qué tan hermanos son?

      Este documental se propone investigar ese vínculo de hermandad arquitectónica y ciudadana entre ambos pueblos, representada en estos dos palacios que fueron símbolo de éxito y gloria en una época muy particular de la historia del Río de la Plata.